terrosa

De pronto comienzo a ahogarme. Me falta el aire; es la tierra, es el polvo el que me seca las entrañas.

Enormes cantidades llenan mis interiores. Es el hoyo que yo misma cavé. Aquí estoy. Enterrada: cubierta de tierra. Me hundo en mis propias palabras, a más quiero salir y respirar, a más abro la boca, más se me llena el cuerpo. Intento salir, pero me jala, se mete dentro de mi, me hace suya.

Y toda yo pierdo espacio dentro de mi. Seca por las piedritas que me absorben.

Eso pasa cuando se pone uno a hacerse el muerto, se le va la vida en vida y comienza a velarse de adentro hacia afuera. Me morí por estar pensando en morirme, y no viví más.

Y es que es cuestión de gravedad, uno tan abajo, meneándose para salir a la superficie, no hace mas que mover el terreno y enroscarse más en las raíces que ahí adentro reinan. La desesperación y la frustración cavan por uno, un hoyo cada vez más profundo e invencible.

Waterhouse

‘Psyche Opening the Golden Box’, Waterhouse, John William, 1903.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s