De no sentir

Se me curtió la piel, se me endurecieron los sentimientos, quien sabe, tal vez se me curtió hasta el alma. Ese extraño y ajeno departamento de la emoción.

Se me olvidó lo que es doler y lo que es amar. Mis manitas están más calientes que mi corazón, no tengo frío. Quiero querer tanto como ya quiero; (no) quiero sentir a flor de piel la lástima, el odio y el amor tanto como me acuerdo de que alguna vez fue.

Se me despiertan a veces las emociones, me alebrestan con falsos llamados de sentires. Simulacros del corazón. Pero aunque llore, el alma se me ahoga en lágrimas de plástico. El cuerpo suda en sexo mis quereres, y mi corazón se encarga de administrar bien a los que me visitan los pensamientos, viven en un archivo, en una cajonera sin menos ni más.

No estoy triste por ello, es más, no estoy nada, no estoy ni anestesiada.

manos

Georgia O’Keeffe (Hands). Alfred Stieglitz 1919.

Aprendí a sentir con la boca y las manos. Aprendí a cambiar el orgasmo propio por el amor ajeno. Me eduqué a priorizar mis energías, a conocer la dosis para el viaje perfecto, qué dar, qué recibir, cómo querer, y claro, qué no. Trato de no dañar; por ellos, por los que sienten, más a modo de costumbre que de instinto. Sí bien no se me ha roto el corazón, mi instinto no llegó tan lejos.

Les robo su cariño: lo abrazo a ver sí se me pega, y luego: no lo suelto, me suelta. Lo que pasa es que somos como agua y aceite, como imanes volteados, polos opuestos que no se atraen. Y así estoy bien, así vivo, así existo, así me consiento, así aprendí, así, siento que no siento: siento la ausencia de lo que creía querer sentir; el exquisito vacío que me llena. Así alargo mi lista de corazones rotos y por romper, un camino bien enfilado a la ruptura del rey: el hueco órgano que ocupa mi cavidad ósea, ese misterioso artefacto que trabaja sin maquinaria muy dentro de mi.

Ese motor ambivalente que decidió tomar por misión su propia muerte, un suicidio ante una vida que sólo asegura el fin. Una promesa que comienza por terminar. Un sentir que existe únicamente cuando no es más .

Aranza.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s