Sin título a México

Se escuchan sonidos de tambores, poemas que hablan infinito, precipitados entre piedras falsas, construcciones que enmascaran a una ciudad hundida en quejas. ¿Los escuchas? El canto del nudo en la garganta. Tenemos un precio, la gente y esta tierra están en venta y hay quienes están dispuestos a pagar.
Todos, nosotros, los desquiciados, seguimos los caminos de aquellos que deciden, que maldicen la muerte, que dividen el tiempo y deciden el presente, el egoísmo de no presenciar sino hablar, datos que salen de bocas teñidas; aquellos que marcan ideales, finalidades, e irrumpen la vida, la aquietan, para no vivir, para no morir, para no callarse.

Ayotzinapa-111
Pero hagamos sonido y no digamos palabras, destruyamos los discursos, el verbo, la mentira escrita desde las entrañas de la forma, hagamos música con el enojo, con la decepción, con el miedo y el tedio, con la información y el hambre, con las voces que ya no cantan, las que fueron arrancadas, masacradas, robadas por la mirada volteada.
No es esperanza  lo que espero que se levante, pero amor, amor por nuestro estar en el instante, sabernos y saberlo todo infinito. No un mundo único pero un mundo de mundos.

Tita Solís

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s