Gracias por la catarsis

Se me atoró la lengua, las palabras me comenzaban a ahorcar, sofocándome, exprimiendo cada gota de habla que quedaba en mí. Las lágrimas inundaban mis ojos, y las manos me comenzaron a temblar, la piel se me enchinó solita, descargas de electricidad recorren mi cuerpo de arriba abajo y de vuelta. Entonces saqué fuerzas de quien sabe dónde y respondí: ‘Gracias’.

No lo podía creer, ni siquiera en las mejores fantasías se me había cruzado esto por la mente. Era una sensación sublime, desbordaba mi ser, se metía en mí para salirse por todos lados, ocupar cada espacio próximo, cada tiempo existente.

Ahí, desde mi cama envuelta en sábanas con las piernas dobladas, comencé a desdoblarme. A entender la catarsis después de la catarsis, el clímax real, el segundo posterior a lo que no se entiende. Di gracias, agradecí para adentro y para afuera, como si no hubiera ayer, mañana u hoy. Desde lo más chiquito de mí hasta lo más inmenso del mundo, le guiñé el ojo al destino y me volví a envolver.

it's all about me

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s